José María Arcos, presidente de SCCM Nuestra Señora de la Antigua y Santo Tomás de Villanueva (Vva. de los Infantes)

Compartir

15 May. 2018

José María Arcos

José María Arcos ha sido presidente de la SCCM Nuestra Señora de la Antigua y Santo Tomás de Villanueva durante la última década, en la que ha visto cómo se transformaba profundamente la cooperativa de Villanueva de los Infantes, especialmente en los últimos años. 

En estos diez años, además de seguir creciendo en las secciones de vino y aceite, se ha potenciado la sección de suministros con la compra de un almacén de fitosanitarios. Además, según cuenta el presidente, se ha abierto la cooperativa al almacenamiento y comercialización de cereal y semillas, se ha ampliado y mejorado tanto la bodega como la almazara y se ha creado una planta depuradora de las aguas residuales.

Además de sus secciones, la cooperativa cuenta con estación de gasóleo, venta de abonos y fitos, agrupación de sanidad vegetal en viña y otra de olivar. Ya son más de 2.300 inscritos, y es que en los últimos años ha crecido la almazara. “Se está abandonando el cereal y ahora se están transformando en cultivos leñosos, primero de olivo”, explica.

José María es ingeniero agrónomo. Entró como técnico de sanidad vegetal de viñedo y sigue ejerciendo como tal. Además, tiene una explotación agrícola de viñedo y un poquito de olivo en la familia. Esta casado, tiene dos hijos, niño y niña,  y desde 2004 vive en Valdepeñas, aunque antes trabajó fuera

El futuro del campo en Villanueva de los Infantes está garantizado, según el presidente de a cooperativa: “los productores de alimentos tendremos que seguir trabajando, pero  tenemos un problema de despoblación y de relevo generacional”. Para José María, esto solo se puede arreglar diversificando, viña y olivo, y buscando la rentabilidad de la explotación en los cultivos leñosos.