Manuel Emilio Arroyo Berlanga, director gerente de la SCCM Nuestra Señora de Criptana

Compartir

15 May. 2018

Manuel Emilio Arroyo Berlanga, es el director gerente de la SCCM Nuestra Señora de Criptana (Ciudad Real), Bodegas Símbolo, una cooperativa que se fundó en 1954 y que hoy día cuenta con 450 socios activos. Con una producción de 25 millones de kilos de uva, un 85 por ciento blanca, el vino centra la actividad principal de la cooperativa junto con los cereales y leguminosas, con una producción media de 2 millones de kilos.

Manuel ¿cómo va la cooperativa?

Pues históricamente nuestra producción ha sido menor que la de la competencia local pero hemos experimentado un gran crecimiento en los últimos años y esta situación se ha revertido. 

¿A qué crees que se debe?

Nosotros ofrecemos estabilidad a nuestros socios, con pagos bimensuales asegurados. Además, el socio no tiene casi ninguna necesidad de salir del circuito de la cooperativa para trabajar en su producción: insumos, gasóleo, asesoramiento de campo y todo a precio de coste. Si además de todo lo anterior, liquidamos bien e incluso algo mejor que la competencia encontramos las respuestas al porqué de nuestro crecimiento. 

¿Cómo ves el futuro de Bodegas Símbolo?

El crecimiento de la cooperativa en los últimos años nos obliga a aumentar y mejorar nuestras instalaciones de producción. Tenemos la imperiosa necesidad de trabajar en nuestro plan estratégico para los próximos años, estudiar qué inversiones son necesarias, cómo las vamos a financiar y explicárselo todo a nuestros socios. En ese sentido, recibimos un apoyo muy importante del grupo Dcoop y toda la Sección de Vinos.