Categorías de los aceites

Compartir

Desde noviembre de 2003, la Unión Europea ha establecido un nuevo reglamento comunitario para el etiquetado de los aceites de aceituna, pudiéndonos encontrar el mercado los siguientes tipos. La categoría se determina mediante un análisis químico (entre los que se analiza la acidez; no es obligatoria que figure en el etiquetado si no va acompañad por otros parámetros químicos) y una análisis organoléptico (sabor y aroma) realizado a través de la cata:

  • Aceite de oliva virgen extra: aceite de oliva de categoría superior extraído por método físico y de sabor irreprochable. Es el zumo natural de la aceituna, de un aroma, gusto y color absolutamente irreprochables cuya acidez máxima no puede superar los 0,8º.
  • Aceite de oliva virgen: se trata de un aceite natural, pero que no tiene la categoría de extra por tener leves defectos. Puede tener hasta 2º de acidez y/o algún defecto organoléptico.
  • Aceite de oliva: los aceites procedentes de aceitunas en mal estado (llamados lampantes) no se pueden consumir directamente porque huelen y saben mal, por eso mediante un proceso industrial físico-químico se refinan dando lugar al aceite de oliva refinado que es insípido, incoloro e inodoro. Por ello, se le añade algo de aceite natural, el virgen o virgen extra. Esa mezcla de una gran mayoría de aceite refinado y una pequeña minoría de aceite virgen es a lo que se etiqueta bajo “aceite de oliva-contiene exclusivamente aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes”; ya no tiene todas las propiedades del aceite de oliva virgen extra