Producción y consumo

Compartir

Tanto la producción como el consumo de aceite de oliva se concentran en los países de la región mediterránea. La Unión Europea es la mayor potencia oleícola a nivel mundial, con diferencia, aunque solo España, Italia, Grecia, Francia y Portugal tienen una importancia significativa. Fuera de esta zona las producciones son ya más localizadas y los consumos más reducidos, aunque mercados como los de Estados Unidos, Australia y Canadá se han desarrollado de un modo notable en los últimos años. No obstante los aceites de aceituna son conocidos y consumidos en todos los lugares del mundo, aunque sea en pequeñas cantidades y en fracciones de mercado con características muy definidas.

El fruto del olivo es uno de los productos más representativos de la exportación agroalimentaria española. España es el primer país productor mundial de aceite de oliva, con una producción media anual de 1.000.000 de toneladas por campaña. España representa el mayor olivar mundial con más de 250 millones de olivos que cubren casi 2’5 millones de hectáreas. Su superficie cultivada representa más del 25% de la superficie olivarera mundial. Con un consumo de más de 11 Kg. de aceite de oliva por habitante y año, España se sitúa tras Grecia e Italia como también los mayores consumidores. Con una media anual en los últimos 10 años de más de 200.000 toneladas exportadas, alcanzando las 400.000 toneladas en algunas campañas España es también el primer país exportador mundial. Concretamente el Aceite español es exportado a más de 100 países en los 5 continentes. A ello contribuye notablemente el Grupo Dcoop. La producción de aceite de oliva en España se distribuye a nivel regional de la siguiente forma:

sabias_prod